Un gato llamado Bull se ha encontrado de un día a otro sin hogar, según su dueña por tener unos amigos equivocados. El gato de siete años de edad vivía en una casa de Lafia (Nigeria) y ha sido abandonado por ser gay.
La mujer de mediana edad ha afirmado que el gato ha participado en un “comportamiento sexual antinatural”, teniendo acercamientos hacia otros gatos machos y dejando a las hembras de lado.
La propietaria de Bull, que no ha querido facilitar su nombre, afirma que sus acciones son una “contradicción de las leyes de la naturaleza” y le ha echado de su casa diciendo: “cualquier persona interesada en este gato gay puede tenerlo porque no tengo ningún interés en él”.
Hasta el momento, nadie ha adoptado al gato pero muchos vecinos de la zona se han acercado hasta la casa para contar chistes sobre el incidente.
Bull puede ser el primer gato declarado públicamente gay y rechazado por su dueño, pero no es el primer animal.
En el año 2013, un hombre de Tennessee (EEUU) envió a su perro a un refugio de animales para ser sacrificado después de que sospechara que el perro era gay. Por suerte el perro encontró un nuevo hogar unas horas antes de ser sacrificado.

gatogaybailarin

Post Navigation