Hace apenas un par de semanas algo inesperado pasó en Barcelona. Una mujer iba paseando tranquilamente por la calle cuando, de repente, algo cayó a su lado. Su grito paralizó a toda la calle… ¡una iguana acababa de aterrizar a su lado!

Carmen, la mujer que se llevó el tremendo susto, se quedó paralizada mirando a la iguana voladora que acababa de aparecer frente a ella. La gente se fue juntando en el lugar hasta que un camarero del bar de al lado decidió cogerla y ponerla en una caja. Llamaron a los timbres de los edificios pero nadie sabía nada, no pertenecía a nadie. Al no tener dueño, se llamó a la policía, que la llevó a un centro veterinario donde se hicieron cargo de ella.

1286467375_126866094_2-COMPRO-IGUANA-ADULTO-HEMBRA-Tultitlan-1286467375

Post Navigation