La Guardia Civil de Tarifa, Cádiz, recibió hace unos días un aviso que decía que varias personas habían visto a un hombre arrojar a una oveja por un acantilado. Los agente se trasladaron al lugar de los hecho y pudieron identificar al autor. Seguidamente se pusieron a buscar al animal, que fue hallado aún con vida entre la maleza.
La oveja fue trasladada a un veterinario donde tuvo que ser sacrificada por las heridas del golpe. El hombre ha sido imputado por un delito de maltrato animal, y asegura que la arrojó porque la oveja estaba enferma y no podía costear su medicación.

 

195558-620-282

 

Fuente: www.20minutos.com

Post Navigation