Ésta es una de esas noticias que no tenemos porqué saber de dónde nos llega. En un lugar X, en la penitenciaría X, como parte de la terapia de rehabilitación de presos, la dirección del centro ha decidido, encargar el cuidado y manutención de una colonia de gatos a un grupo de presos. De sobra son conocidos los efectos beneficiosos que el contacto directo con los animales tiene para las personas, y más aún cuando son personas en situaciones complicadas. Y no nos hace falta un estudio, nos basta con las declaraciones de Wendy Knight, superintendente de la prisión que afirma que tras pasar por seis instalaciones distintas ha comprobado que los beneficios de tener animales son muy superiores a los perjuicios que puedan ocasionar. Un aplauso también para la organización “Animal Protection League”, gran promotora de esta iniciativa.
DSC_0888
FOTO: Ondanimal

Post Navigation