La diputada de Izquierda Plural, Laia Ortíz, planteaba una pregunta al gobierno sobre la protección de los menores que pueden ver en televisión española las corridas de toros emitidas en horario infantil. La diputada quería reflejar así que la emisión en horario infantil puede perjudicar negativamente a los menores que puedan verlas, a lo que el gobierno contestó que dicha emisión no perjudica a la infancia.

tor

 

El gobierno basa estas declaraciones en el decreto de 1982 que regula las actividades inconvenientes o peligrosas para la juventud y la infancia nomenciona las corridas de toros, y la ley de 1991 sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos “no establece prohibición alguna a la asistencia de menores a las corridas de toros”. También se basa en la injusta, medieval y penosa ley de 2013 que regula la Tauromaquia como patrimonio cultural.

Lo más significativo es que no se basa en ningún estudio hecho por psicólogos, terapeutas o pedagogos para saber si de verdad las imágenes de toros siendo maltratados y asesinados pueden repercutir en los niños.

Post Navigation