A estas alturas suponemos que ya estás al tanto del primer caso de contagio del virus del ébola en España, pero durante las últimas horas ha salido a la luz que a Excálibur, el perro de la enfermera contagiada, lo tienen que sacrificar “si o si”, así se lo han hecho saber las autoridades sanitarias a Javier L. R., pareja de la sanitaria en cuestión. Con frases como “la Comunidad (Madrid) quiere sacrificar a mi perro” o “si no doy mi autorización la conseguirán por mandato judicial y entrarán a su domicilio por la fuerza” podemos notar la desesperación de Javier.

El equipo de Ondanimal ha consultado fuentes veterinarias que confirman que el virus del ébola NO se transmite de humanos a perros ni viceversa, si que hay una mínima posibilidad de que, durante un corto espacio de tiempo, el virus pueda residir en el pelaje del animal o en sus mucosas, en cuyo caso bastaría con seguir con un tratamiento aséptico y una concienzuda limpieza, tanto del animal como del domicilio para poder eliminar cualquier traza del virus que pudiera exixtir en el perro, pero claro, parece ser más fácil matarlo que evitar el peligro.

Ahora son las autoridades sanitaras quienes tienen que movier pieza, aunque viendo el elevado grado de incompetencia que nos han mostrado en las últimas semanas, tenemos que estar preparados para cualquier medida de cualquier índole. Lo que si podemos hacer es como siempre fuerza para evitar el sacrificio del perro que no está infectado y presionar para que se tomen las medidas más estrictas de aislamiento y control, pero nunca aceptaremos el típico dicho de “muerto el perro se acabó la rabia”, eso no nos vale, no ha valido nunca.

 

Excalibur

Foto: EL PAÍS

Post Navigation