La ciudad de Nueva York ha entrado en una guerra estúpida y sin sentido contra los cisnes. El estado de NY ha declarado a los cisnes como “especie invasiva prohibida”, después de su llegado desde Europa desde el siglo XIX para disfrute de los neoyorquinos. Ahora quieren acabar con 2200 cisnes, aunque aún no saben si a tiros o capturándolos para luego gasearlos.

Ahora estos animales ya no son ni tan bonitos ni les gustan tanto, ¿por qué? Al parecer los cisnes están destruyendo el hábitat de patos y gansos, se pasean sin control por las calles (al parecer no entienden los semáforos y las señales) y atacan a algunas personas. Pero volvemos al problema de antes, ¿quién es el culpable de esta locura, los cisnes por comportarse de forma natural adaptándose al medio donde les han obligado a vivir, o los humanos petardos que son incapaces de encontrar una solución razonable a un problema creado por ellos mismos?

cisnes

Post Navigation