Viajamos a Estados Unidos, en concreto al estado de Nueva Jersey. Desde allí nos llega la espeluznante historia de Justin, un gato de cinco semanas al que rociaron con gasolina y posteriormente prendieron fuego.

El animal fue visto en plena calle por un transeúnte que usó su porpia chaqueta para mitigar las llamas, tras ello, avisó de inmediato a las autoridades que llevaron al gato al veterinario, allí se le practicó la primera cura de urgencia, y se confirmó que no se teme por su vida, no obstante, le quedarán diversas secuelas como calvas en el el lomo y la cabeza y la amputación de las orejas entre otras.

La organización estadounidense de defensa de los derechos de los animales Animal Alliance, ofrece una recompensa de 5000 dólares a aquellos que aporten algún dato que ayude a detener a el autor o autores de semejante barbaridad, ya que la revisión de las cámaras de vigilancia cercanas no ha arrojado luz sobre el caso.

gato-justin-quemado

FOTO: http://www.schnauzi.com

Post Navigation