UN GRUPO DE LOBEZNOS DE DOS MESES DE EDAD

Hacía décadas que estas prácticas no se realizaban, así lo aseguran los técnicos y guardas del Gobierno de Asturias, de esta manera el Gobierno de Asturias claudica ante las presiones de los ganaderos. Como siempre, aquellos que promueven y autorizan el exterminio de animales de esta forma tan cruel y salvaje, se escudan en el “control de la población”, una herramienta criticada por multitud de colectivos y absolutamente deleznable en este caso concreto que comentamos ya que estamos hablando de cachorros de no más de una semana de vida.

Post Navigation