La Universidad de Hiroshima, en Japón, realizó un estudio para determinar qué factores ayudan a aumentar la productividad laboral, en él participaron tres grupos de estudiantes. El primero tenía que observar fotos de cachorros, el segundo observó animales en edad adulta y el último se le mostró imágenes de alimentos. Tras esto, los estudiantes debían realizar una serie de ejercicios para medir su grado de concentración.

Los resultados arrojados fueron muy sorprendentes, aquellos que observaron fotos de alimentos no mostraron un aumento significativo en su concentración. Los que miraron imágenes de animales en edad adulta evidenciaron un aumento del 5% en su concentración. Quienes se quedaron mirando fotos de animalitos recién nacidos, tuvieron el doble de concentración con relación al segundo grupo pues mejoraron un 10%.

ca1
Con esto, los expertos establecen que el hecho de estar más concentrados en el trabajo se debe a las emociones positivas que surgen al ver este tipo de imágenes, que aportan alegría y felicidad.
Los investigadores mencionaron que la efectividad mejora principalmente en tareas que requieren un comportamiento meticuloso y prudente.

Post Navigation