Según varios informantes, el ex secretario del PP de Madrid recibía invitaciones a cacerías por valor de 9.000 euros por cazador, pagadas por diversas constructoras. La mayoría de estas cacerías se celebraron entre 2003 y 2006 en fincas de Toledo y Ciudad Real.
En estas cacerías se celebraba el ritual que llamaban “boda de sangre”. En este ritual el cazador que abatía la primera pieza era bautizado con las vísceras del animal asesinado. Las cacerías duraban de viernes a domingo y por las noches al parecer se celebraban partidas de póker con grandes cantidades de dinero.

 

Fuente: www.abc.es

Post Navigation