La Asociación Protectora de Animales y Plantas Pirineos de Jaca recibió hace tres días un aviso de la Guardia Civil sobre un animal malherido y atado en la zona de Castiello de Jaca. Cuando los voluntarios llegaron no podían creer lo que estaban viendo: Katy, una perra de raza griffona, no se movía. Tenía una cuerda en el cuello que había dado de sí y con la que parece la intentaron ahogar, pero también presentaba varios perdigonazos en la cabeza y desnutrición severa.

La pobre Katy fue rescatada pero murió en el veterinario al día siguiente, fue demasiado tarde para ella. Aunque la pequeña, de apenas dos años, guardaba un secreto: tenía microchip, por lo que la protectora APAP Pirineos y el PACMA han procedido a denunciar al propietario como supuesto causante de este grotesco caso.

perra tiro

Katy no ha tenido la suerte de disfrutar de una nueva y mejor vida, así como cientos de perros de caza que cada año mueren en condiciones horribles a manos de gente irresponsable y malvada. Desde aquí os pedimos que denunciéis el maltrato, y recordar que será una denuncia anónima si se tramita desde una asociación u órgano competente y podéis salvar muchas vidas y hacer pagar a los maltratadores.

Fuente y foto: PACMA

Post Navigation