Desde hace más de 200 años, en el país vecino, los animales han sido considerados como muebles o adornos. Esta norma, de clara definición napoleónica, ha sido derogada por una nueva ley aprobada por el parlamento francés hace apenas unos días. Así culmina una lucha que ha durado más de dos años llevada a cabo por la fundación 30 Millones de Amigos para conseguir este nuevo estatus. Pero no todo iba a ser de color de rosa, diversas asociaciones ganaderas consideran que esta nueva ley puede afectar al sector de manera negativa, no obstante, la nueva legislación no menciona nada al respecto. Este nuevo estatus, que de momento tiene un carácter simbólico, supone un gran paso al frente en materia de protección animal, y más aún cuando si se establece un principio regulador en los casos de divorcio o separación de una pareja.

Dog, Provence, France

Fuente: http://www.telegraph.co.uk

Post Navigation