El paleontólogo JornHurum ha publicado en un libro y en un documental el descubrimiento de un fósil de 47 millones de años del que posiblemente es el eslabón perdido de los primates. Dicho fósil es posiblemente el nexo de unión entre los primates superiores como simios o humanos, y los lémures, parientes lejanos.

Según Hurum “Este es el primer eslabón a todos los seres humanos. Ida representa el nexo más cercano que podamos obtener de un ancestro directo.”

Lo que hace a Ida único es su esqueleto, el cual muestra características de primate, como manos prensiles, pulgares opuestos, dedos sin garras y con uñas y extremidades relativamente cortas.

La diferencia entre Ida y otros restos del mismo periodo es lo que le hace tan importante. La mayoría de los restos encontrados son colmillos, huesos sueltos… siendo muy difícil saber qué es o a que periodo exacto pertenece.

Ida muestra algo inédito: un estado de conservación nunca visto antes de la época del Eoceno. En Ida se han podido examinar piel y tejido blando, hasta han podido encontrar restos de su última comida: frutas, semillas y hojas.

Así mismo, otro factor importante de Ida es que fue descubierto en Alemania, pudiendo sugerir que el continente europeo fue un área importante de evolución de los primates.

lem

Post Navigation