El zoo de Barcelona reformará las instalaciones de los delfines con la construcción de cuatro piscinas nuevas. Las obras empezarán a mediados de 2015 y durarán 20 meses. El nuevo espacio, que se estrenará en 2017 y que será siete veces más grande que el actual, ya no permitirá las exhibiciones con estos animales.
El cambio quiere terminar con la contradicción que supone prohibir espectáculos con animales en los circos y al mismo tiempo ofrecer exhibiciones con delfines. La nueva estructura ya no tendrá gradas, como la actual, y el único espectáculo que se ofrecerá a los visitantes serán “los cuidados de los animales y su manejo”.

1278843787915

Post Navigation