El torero José Antonio Canales Rivera ha sido condenado a pagar una multa de 600 euros como responsable de un delito de maltrato animal, al haber provocado a su caballo heridas sangrantes y profundas en el hocico con un artilugio de castigo.

 

El torero fue denunciado el pasado febrero ante la Fiscalía de Medio Ambiente de Cádiz por el Observatorio Justicia y Defensa Animal, que recibió los testimonios de varios testigos sobre la situación en la que se encontraba el caballo en un club de hípica de la provincia.
Según los testimonios, esas heridas se debían a la uso de las denominadas “serretas vivas”, unos “abusivos y crueles instrumentos de castigo fabricados con pinchos de hierro que se colocan directamente sobre la piel del hocico del caballo”.

thumb

Post Navigation