Aunque el Partido Popular asegurara hace pocos meses que no sacrificaban animales, la clínica veterinaria que presta servicio al ayuntamiento de la localidad alicantina, ha presentado los informes en los que se señala que más de 200 gatos callejeros o abandonas, fueron sacrificados el pasado 2013 y además dan las cifras del dinero que le ha costado a los contribuyentes la muerte de estos pobres animales (5.594,38€).
Varias asociaciones animalistas se han puesto a trabajar para que ese dinero se invierta en formar colonias controladas y en esterilizar a esos animales en lugar de acabar con sus vidas.

 

fotografosvega20140818160954-1

Fuente: diarioinformacion.com

Post Navigation