No sabíamos muy bien cómo enfocar esta noticia y es que el asunto se las trae. Por un lado sigue resultando indignante que se elaboren leyes concretas para matar ciertos animales, que se consideran que molestan, es el caso de Georgia en Estados Unidos, las normas de aquella zona no solo permiten aniquilar a estos animales, sino que te dictan unas directrices para hacerlo de forma “efectiva”. Lo rocambolesco de esta historia llega cuando nos hacemos eco de la situación concreta, según varios medios locales, el sujeto disparó al armadillo, la bala rebotó en su coraza, golpeó una valla, fue por la puerta trasera de la casa y acabo impactando en la espalda de la suegra del personaje que efectuó el disparo. Echamos en falta una frase al final de este relato que diga “y le juro por dios que esto es todo lo que pasó señor juez”.
ARMADILLO
FOTO: wikipedia.org

Post Navigation