Cada vez son más los casos en los que el Seprona desmantela criaderos ilegales donde viven perros en condiciones horribles. En este caso se trata de un criadero de Huerta del Rey, cuyo propietario tendrá que hacer frente a nada menos que 40 denuncias administrativas.

El Seprona y veterinarios oficiales de la Junta de Castilla y León se trasladaron al lugar donde descubrieron 41 perros sin vacunas antirrábicas, no estaban censados y las condiciones en las que vivían eran realmente precarias. Los animales eran alimentados con vísceras crudas.

Tan solo 13 tenían microchip y 6 eran de raza considerada potencialmente peligrosa, para los cuales el propietario no tenía licencia ni Certificado de capacitación. Así mismo, tampoco aportó la Licencia Ambiental de las instalaciones ni el Registro de Núcleo Zoológico al que debe estar adscrito.

Este desmantelamiento es parte de la “Operación Can” llevada a cabo en toda la comunidad. En la provincia de Burgos fueron inspeccionados 123 canes, confeccionándose 78 denuncias por irregularidades.

cri

Post Navigation