BICHONSEJO. LA ORUGA PROCESIONARIA, UN PELIGRO REAL.

Oruga procesionaria, un peligro real. 

Durante los meses de primavera nos acostumbramos a ver los típicos nidos blancos en las copas de  pinos, cedros y abetos, pero ¿sabemos qué son y qué problemas pueden ocasionar sus habitantes en nuestras mascotas?

nido procesionaria

En estos nidos encontramos a la temida oruga procesionaria del pino (‘Thaumetopoea pityocampa’) que durante los meses de marzo y abril inicia su procesión como pupas para terminar transformándose en mariposa. Estas larvas están cubiertas de pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire y que en en humanos pueden provocar  irritaciones en garganta, nariz y ojos, además de fuertes reacciones alérgicas, pero en el caso de nuestras mascotas las consecuencias pueden ser mucho peores.

procesión-orugas

Es habitual que en esta época del años, a las clínicas veterinarias lleguen múltiples casos de perros y gatos que se han entretenido jugando con estos insectos o que incluso han llegado a ingerirlos. Debemos tener en cuenta de que tan sólo el roce ya puede causar problemas.

Cuando nuestro compañero mantiene durante unos segundos a la oruga en la boca, miles de pelos urticantes se clavan en sus mucosas, lengua y labios provocando una reacción alérgica que al principio le impedirá comer, beber  o respirar con normalidad debido a la inflamación, pero conforme pase el tiempo hará más complicado el tratamiento de las zonas afectadas llegando a necrosarlas  y teniendo que ser éstas extirpadas quirúrgicamente.

efecto procesionaria2 Cuando, además, la oruga es ingerida, nos encontraremos con cuadros de vómitos recurrentes e incluso de asfixia y muerte debido a la inflamación de la glotis si no actuamos con rapidez. Estos animales deberán permanecer ingresados durante varios días para controlar las reacciones de su cuerpo, medicarles y alimentarles de manera parenteral, ya que no podrán ingerir alimentos por vía oral.

efecto procesionaria

Pero, ¿cómo podemos evitar esto? Sobre todo teniendo mucha precaución y evitando las zonas de pinares en esta época, pero si nos ocurre, lo primero que debemos hacer es lavar la zona con abundante agua y después si se sabe poner inyecciones, inyectar Urbason (10mg/kg) y acudir rápidamente a la consulta veterinaria más próxima para poder llevar a cabo el tratamiento y los lavados necesarios.

Os aconsejo prudencia y rapidez de actuación y si es posible, que cuando salgáis al campo con vuestros bichetes, si sabeis poner inyecciones, llevéis una dosis de Urbason cargada en la mochila. Cuanto antes actuemos, menores serán las consecuencias. 

oruga