La ‘brigada marrón’ del ayuntamiento de Benidorm ha multado a más de 120 personas en los últimos ocho meses por no recoger los excrementos de sus perros, con multas de 150€.
Desde el ayuntamiento se afirma que estas medidas han logrado que aumente en un 60% el número de propietarios que recoger las heces. Pero, no quieren quedarse ahí, y aquí nace la polémica.
El consistorio ha propuesto repartir “botellitas” para que los dueños de los canes las lleven siempre encima con agua y lejía para rociar las aceras cuando los animales hagan pis.
El problema reside básicamente en que la lejía es un tóxico y que además no logra eliminar el olor de la orina de los perros, si no que por el contrario les atrae para volver a marcar la zona.
La medida se completará el próximo mes de enero. Estaremos expectantes.

benidorm-pone
Fuente: Diarioinformacion.com

Post Navigation