Aunque puede sonar a mentira o a estupidez, es una noticia real que el pobre gato Baz tuvo que sufrir en su propia piel cuando un grupo de personas le pegaron patadas y después lo dejaron en un contenedor.

Baz es conocido como Kitler en su ciudad por tener una pequeña mancha negra justo encima de su boca. Al parecer por esa marca Baz ha tenido que sufrir la paliza de unos individuos.

“No puede evitar que parecerse a Hitler y es el gato más dulce y tímido, con un amor natural”. “Estoy disgustada con estas personas desagradables que pueden tratar así a los animales”, ha comentado Kirsty, dueña de Baz.

gat

Post Navigation