El pasado mes de febrero se celebraron en la capital unas jornadas que promovían la cultura taurina entre los más jóvenes. Con el lema “Sin Juventud no hay Fiesta” quieren asegurar el relevo generacional de dicha atrocidad. Puede que esta gente no se de cuenta de que los jóvenes prefieran pensar en otras cosas que no sean el maltrato de animales. Es una pena que en nuestra ciudad se destine el tiempo y el dinero para esta aberración en lugar de en campañas de concienciación o en ayudas para otras muchas cosas más importantes.

tortura-toros

Post Navigation