Todo sucedía cuando el miércoles de la semana pasada, dos agentes medioambientales de Castellón, acudían al aviso de la colocación de un ‘parany’, un método de caza de pájaros ilegalizado por el Tribunal Europeo, la Comisión Europea, el Tribunal Constitucional, el Supremo, el Tribunal Superior de Justicia y la Audiencia Provincial de Castellón.
Los dos agentes fueron rodeados por al menos 8 furtivos que les agredieron y les amenazaron. Aunque no es el primer caso, ya que el año pasado otro compañero y su familia, fueron amenazados de muerte mediante pintadas en la fachada de su domicilio, presuntamente por el mismo grupo de gente.
Los agentes medioambientales y el SEPRONA de Castellón hacen incapié en lo desprotegidos que se encuentran y en los pocos medios y efectivos que tiene a su alcance para poder luchar contra este tipo de ilegalidades.

 

14144079657714

Fuente: elmundo.es

Post Navigation