Una denuncia en la Guardia Civil de Aljaraque, Huelva, alertó a la Guardia Civil y al SEPRONA de la irregular gestión del centro de cría, escuela y residencia canina en la urbanización “El Rincón”. Cuando los agentes del Seprona llegaron al lugar, se encontraron con seis perros muertos por la falta de comida, habiendo sido alguno de ellos devorado por otros perros ante su desesperación. Así mismo, pudieron observar como la residencia se encontraba en un estado de abandono total. Ante esta situación, los agentes han imputado al dueño de las instalaciones y a la persona que actualmente se hacía cargo de la residencia. Ahora se espera la respuesta de la justicia para saber si estas personas van a sufrir alguna consecuencia legal después de un caso tan desesperante para los animales.

res

Post Navigation